ARCHIVOS

Venezuela plantea a la ONU necesidad de transformar modelo socioeconómico para el desarrollo

Venezuela plantea a la ONU necesidad de transformar  modelo socioeconómico para el desarrollo

Caracas El presidente venezolano, Nicolás Maduro, denunció ayer domingo en un discurso ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que la desigualdad social es el origen de la pobreza y miseria en el mundo, y para combatirla es necesario crear un nuevo modelo socioeconómico y de relaciones que hagan viable el desarrollo.

“La pobreza es la hija de la desigualdad impuesta por sistemas de dominación durante siglos, que arroparon el planeta, que desgajaron y descuartizaron África, durante siglos impusieron el colonialismo y el esclavismo”, señaló durante el Foro de Desarrollo Sostenible agenda post-2015, efectuado en la sede de la ONU en la ciudad estadounidense de Nueva York..

El Jefe de Estado venezolano señaló que para cumplir los 17 nuevos grandes objetivos de la Agenda del Milenio 2030 “sin lugar a dudas, tenemos que plantearnos la construcción de otro modelo económico, de otro modelo social, de otro modelo de relaciones de poder en el mundo de los próximos 15 años”.

Estos 17 grandes objetivos están compuestos por 169 meta aprobadas por las naciones para avanzar en materia de educación inclusiva, salud, vivienda y respeto al ambiente.

“Sin transformación del modelo económico, injusto, de pensamiento único, de imposición de condiciones políticas y sociales inaceptables para nuestro pueblo, que desde el Fondo Monetario Internacional, desde el Banco Mundial se le imponen a nuestros países, se hace inviable el desarrollo y el logro de estas anheladas, nobles, necesarias y justas metas que nos estamos proponiendo, del 2015 al 2030″, expresó.

El presidente Maduro detalló que durante el lapso 2000-201, Venezuela dio pasos importantes que revirtieron los vicios de la instauración de un modelo capitalista en el país, que fueron en principio la recuperación de la soberanía en la administración de los recursos naturales, entre ellos el petróleo, y la restitución de los derechos del pueblo por la vía constitucional.

El Gobierno venezolano aumentó de 33% a 62% la inversión social “en el desarrollo de las condiciones de igualdad para la superación de la pobreza, para la superación de la miseria”.

“Hoy Venezuela puede decir que la inmensa riqueza de nuestro país ha logrado distribuirse para la educación, vivienda, salud, derecho a la alimentación derecho a la vida. Hemos logrado revertir las tendencias excluyentes de la cultura capitalista del descarte”, como modelo de exclusión, dijo al recordar las recientes críticas al modelo capitalista hechas por el Papa Francisco.

Los derechos populares en Venezuela, fueron negados durante décadas “por sistemas de opresión internos que respondían a sistemas de sumisión externos, a poderes mundiales, extraterritoriales, de nuestra patria”, y que con una Revolución el país alcanzó las condiciones para construir un sistema de distribución de la riqueza y a restituir los elementos de la igualdad económica y social”.

Maduro recordó al líder socialista Hugo Chávez quien expresaba que “si queremos superar la pobreza, démosle poder a los pobres, démosle poder al pueblo”, entendiendo por tal un poder ciudadano, social, económico dirigido a los más humildes y que sean los propios pueblos los que se encarguen de ser protagonistas de la construcción de su propia felicidad”, dijo.

En el Foro, en el que fueron revisadas las Metas del Mileno, señaló que también se logro el resguardo del derecho a un trabajo justo e igualitario, derecho que en el ámbito global permitirá tener “pueblos protagonistas que puedan avanzar por encima de sus dificultades y superar las condiciones de pobreza”.

Maduro también indicó que para cumplir con las metas para la paz mundial y la consolidación de nuevas relaciones económicas, justas, inclusivas e igualitarias que permitan el acceso a derechos, hoy negados a 1.200 millones de pobres en el mundo, es necesario abordar nuevos esquemas para la construcción de un sistema de garantías para la paz y soberanía de los pueblos fuera del pensamiento único neoliberal.

Al respecto señaló la situación de los pueblos de África y Medio Oriente, la migración en el Mar Mediterráneo hacia Europa, que son resultado de la agresión y conquista de pueblos enteros.

“La causa específica, concreta, que ha impactado a estos pueblos hermanos de Afganistán, de Irak, de Libia y de Siria, no es otra sino una, las guerras injustas, las guerras imperialistas, el intento de controlar al mundo desde un solo hegemón que pretende imponerse por encima de los pueblos”, denunció.

El Presidente venezolano exhortó a la reflexión a la comunidad de naciones y expresó que si se aspira a tener “una casa común”, como define el Papa al planeta en su encíclica Laudato si, “hay que pensar en un lugar sin guerras imperialistas, guerras de destrucción, racismo, xenofobia, desprecio y desigualdad”.

“Pensemos en una casa común de pueblos que basen sus relaciones en el respeto del derecho internacional y pueblos que asuman la Agenda 2030 como una gran agenda humana de construcción, paz, de la felicidad y de la justicia universal”, afirmó al finalizar su intervención.

Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (Lunes 28/09/2015)